21 julio,
2015

Piel de piedra

JSirLink

Sin comentarios

Allen sabía que había sido una auténtica imprudencia haber comenzado una lucha abierta con el asqueroso troll de bosque sin llevar una armadura especialmente forjada para ello, pero ya era demasiado tarde para lamentar tal falta de sensatez. Podía sentir como el vómito envenenado esputado por la apestosa criatura estaba comenzando a carcomer su organismo desde el interior, pues a pesar de haber logrado proteger el resto de la cara y otras partes del cuerpo de la última regurgitación lanzada por el ser, tragó algo de esta en un descuido, sentenciándose así a una muerte segura. Tenía claro que le quedaba poco tiempo de vida; no obstante, lejos de rendirse, no dudó en sacar una pequeña granada de nakra de su bolsillo para moverla en alto de un lado a otro con la intención de tentar a la criatura como si de un trozo de carne se tratara. Por cultura, era bien conocida la corta inteligencia los trolls, y eso se pudo apreciar claramente cuando el ser comenzó a mirar aquel objeto con suma necesidad de ingerirlo. La criatura avanzó lentamente sin apartar la vista de la granada, tambaleándose como si se le fuera la vida en ello, hasta que en un momento crucial, Allen, sin vacilar siquiera, lanzó aquel artilugio destructivo hacia sus fauces esperanzado en hacerlo volar en mil pedazos; y en efecto, así fue. La vida del troll quedó reducida a un cuadro grotesco pincelado con los restos de la carne… Desgraciadamente, Allen cayó rendido segundos después.

Semillas para aventuras

Ha comenzado el aclamado festival de la caza del ciervo y el oso que, como cada año, se da a las afueras de la ciudad de Birgia, en el estado imperial de Brehda. Por desgracia, también es un momento disfrutado por los pocos trolls que habitan en esta región, quienes no dudan en aprovechar para salir a cazar carne fresca. En esta ocasión, los jugadores podrán representar el papel de cazarrecompensas que han decidido sacar una buena tajada del momento para hacerse con algo de dinero a cambio de colgar unas cuantas cabezas de trolls.

Leave a Reply