13 abril,
2015

Círculos de sangre

JSirLink

Sin comentarios

Y tras tallar el círculo de protección y pronunciar los ensalmos junto a sus hermanos… se presentó ante él. Sólo bastó una mirada para que todos los orificios de su piel comenzaran a sangrar… Con la segunda, su vida ya se había consumido en un charco de sangre. Brian, quien había actuado de guía en el ritual, feneció ante las miradas bañadas en miedo de todos los participantes. La entidad que había sido convocada parecía ser extremadamente peligrosa. Rápidamente, Eriniella, una elfa cuyo nombre real sus compañeros desconocían, se levantó. Avanzó con presteza y sin miedo hacia el ser, alzó las dos manos y recitó una antigua poesía encantada en su lengua que, según sabía, era capaz de calmar incluso a las bestias más inhumanas. Sin embargo, fue en vano, y cuando la criatura que estaba de pie ante de ella vio cómo esta terminaba de entonar aquella lírica, la agarró con un solo brazo y levantó sus pies del suelo para, segundos después, partir en dos su cuerpo y estrellar las partes contra este. El atroz ser antropomorfo, de altura prominente y fornido torso, se encaró hacia el resto de los que quedaban en aquella sucia capilla.

—Ter nah lamrola et cunda —pronunció ante todos. Tras una pausa, añadió en la lengua común—: No deberíais llamar a aquello cuyo dominio se escapa ante vuestra fuerza de voluntad.

El santificado edificio comenzó a oscurecerse, como si la luz de las velas, que aún permanecían encendidas, no alumbrase ni un par de centímetros a su alrededor. La tierra empezó a temblar, y en la lejanía sonaron truenos. Instantes después, la capilla ardía envuelta en unas llamas azuladas que la consumieron con rapidez.

Semillas para aventuras

Algunos miembros de Argenta, uno de los cultos a la sangre más conocidos de Aethêr, han llamado a una entidad cuyo poder ha resultado superar con creces la fuerza de dominio que estos creían poseer. El ritual se llevó a cabo en una antigua capilla situada a las afueras de Lum, una pequeña aldea cercana al pueblo de Salem, ubicada en las profundidades de un infecto bosque de Solomon. El ser convocado, conocido como Volgemra, ha decidido permanecer en este mundo e intentar, por cualquier medio, abrir un camino para su señor Taranis, uno de los cuatro enuma de la sange. Ahora, los habitantes de esta aldea están viendo como, cada noche, una serie de extraños círculos que parecen estar inscritos en sangre se manifiestan para, al llegar el alba, desvanecerse sin dejar rastro. Nadie sabe qué esta ocurriendo, pero todos están asustados.

Los personajes jugadores podrían ser habitantes de Lum, o cazadores de brujas que han oído la historia y se han acercado para intentar descubrir qué está pasando en este remoto lugar de Aspheria. En cualquier caso, la idea es que los participantes de esta aventura investiguen los sucesos hasta dar con la raíz del asunto.

Leave a Reply