13 abril,
2015

Mares de arena

JSirLink

Sin comentarios

Cuando katalina y los otro seis hombres de la expedición que la acompañaban entraron en la primera estancia de aquellas ancestrales ruinas, situadas en algún lugar remoto del vasto desierto de Kefren, dentro de la sofocante región de Hattath, pudieron percibir un olor tan fétido como nunca habían olfateado en la vida. Esto no bastó para que se rindieran, desde luego, así que siguieron adentrándose en las sombras del oscuro templo subterráneo. Ni una sola hora transcurrió hasta que hallaron lo que andaban buscando: los textos antiguos de una civilización desaparecida antes del cataclismo. Kata acercó su linterna de nakra a una de las paredes inscritas e intentó poner en práctica sus más de once años de estudio en lenguas muertas. Poco a poco fue logrando descifrar el escrito, pero algo la interrumpió. Una extraña criatura se abalanzó sobre el grupo desde la oscuridad, cercenando miembros y machacando la carne y los huesos de los cuerpos de quienes se interpusieron ante ella. Katalina no pudo aguantar lo que sus ojos vieron y, con el cuerpo paralizado del terror, se desmayó. Dicen que la encontraron viva tres días después, balbuceando acerca de un monstruo antropomorfo de cuatro brazos y dos cabezas… Acabó internada en un sanatorio mental, por supuesto. Su cordura se había quebrado.

Semillas para aventuras

La historia sucedió en el 590 tras el cataclismo. Han pasado ya tres años desde aquello, y Katalina dejó este mundo hace apenas tres días tras acabar con su vida colgándose del techo de su habitación. Las enfermeras, en un descuido, no se dieron cuenta de lo sucedido hasta que fue demasiado tarde. Sus familiares y amigos, que la despidieron con un entierro formal y comenzaron los trámites de la herencia, descubrieron su diario y varias notas recopiladas antes de la expedición que la llevó a la demencia. Asimismo, unos garabatos dibujados en un cuaderno durante su estancia en el instituto psiquiátrico han alertado a algunos de sus antiguos amigos, quienes como ella, eran amantes de lo sobrenatural.

Los personajes protagonistas de esta aventura podrían ser familiares, conocidos o amigos que, alarmados por los escritos hallados, creen que lo que ella decía que vio no fue producto de su imaginación, sino algo real. Creen firmemente en los estudios de Katalina, por lo que desean viajar hasta las ruinas que ella visitó para terminar con el trabajo que comenzó.

Leave a Reply