12 noviembre,
2015

Una casa de locos

JSirLink

Sin comentarios

El viejo sanatorio Darice, localizado en un bello parque de la ciudad de Arissa, cobijaba a una ingente cantidad de individuos con diversos tipos de problemas mentales de notable gravedad. Aunque abierto desde el año 562, no fue hasta el 582 cuando se inauguró un ala dedicada de forma exclusiva a pacientes agresivos que no podían compartir estancia con el resto, por lo que siempre hubo muchos casos de violencia que incluso tenían que ser aplacados con ayuda de las fuerzas del orden. Desde un principio, todo funcionó de manera adecuada, e incluso los estudios que se dieron en su interior tuvieron grandes frutos, pero algo siniestro ocurrió en sus instalaciones, llevando al manicomio a su clausura. Llegado el año 588, un paciente de nombre desconocido fue internado debido a una enfermedad mental que se desconocía hasta entonces. Por aquel momento la llamaban el mal de la noche, y aunque ahora se sabe que es producida por fuerzas sobrenaturales, en esos años no se tenía constancia de su origen. 

Los meses fueron pasando, y las pruebas que se le hicieron al interno, así como los tratamientos a los que fue sometido, pudieron contarse por centenares; sin embargo, la dolencia no hizo sino empeorar día tras día, marchitando de manera extraña los ánimos de gran parte de los individuos que lo rodeaban. Muchos otros pacientes tenían miedo de él, incluso entre los propios trabajadores del sanatorio corrían rumores acerca de sucesos extraños que se daban al llegar la hora del crepúsculo. No obstante, al igual que muchos otros cuchicheos, estaban aquellos que hacían caso omiso de lo que se hablaba; hasta que ocurrió un grave incidente que consternó a toda la población local. La noche del 22 de Enero del año 589 todas las luces del recinto se apagaron repentinamente sin motivo alguno. El pánico acompañó este momento, pero los gritos de miedo de todos los pacientes y el personal se fueron apagando uno a uno en cuestión de minutos. Cuando volvieron las luces, no quedaba nadie en todo el edificio; tan sólo los restos de lo que una vez fueran sus sombras, adheridas a la superficie como si de hollín se tratara. Al día siguiente, el sanatorio Darice fue cerrado por orden de las autoridades.

Semillas para aventuras

La ciudad de Arissa, capital de la región sureña de Giovani, aún mantiene entre sus edificios las viejas instalaciones del sanatorio Darice. Se dice que la antigua leyenda atrapada entre sus paredes ha hecho que muchas sectas oscuras se muevan hasta el mismo para llevar a cabo los más sucios rituales, por lo que las autoridades de la ciudad decidieron situar vigilancia en el lugar. Los personajes pueden ser cultistas deseosos de comprobar si la leyenda es cierta, o incluso pertenecer al cuerpo de vigilancia en una noche en la que una secta ha asaltado el sanatorio para realizar una ceremonia.

Leave a Reply