23 junio,
2016

Un mago que no conocía la magia

JSirLink

Sin comentarios

El gran espectáculo de magia que se daba en el gran salón central del prestigioso hotel Ayrton estaba a punto de finalizar, por lo que todos los asistentes se hallaban impacientes por ver la actuación final que Brislon, el mago faerya, había anunciado en su cartel durante toda esta semana. Se trataba de algo nunca visto, de un truco tan espectacular que ninguno de los presentes se arrepentiría de haber presenciado la función, así que mientras el público charlaba y opinaba de lo visto hasta ahora, Brislon y su ayudante, una atractiva elfa que destacaba sobremanera, se encargaban de dejar todo listo para empezar.

Las luces del recinto ya se habían vuelto tenues ante la presentación de la última obra, así que Brislon se situó frente a un pequeño altar localizado en el centro del escenario y pidió a su ayudante que se acercara para que le sujetara un candil de aceite. El mago se puso unas lentes para ver mejor y, antes de comenzar con el truco, soltó unas palabras.

—¡Gracias a todos por estar hoy aquí! Como dije, lo que vais a ver ahora es algo que nunca se ha hecho en el mundo de la magia. Shala, mi asistente, será convertida en un oso ante vuestras miradas y, para que veáis que es algo real, quiero que algunos de vosotros subáis al tablado y comprobéis que no hay nada fuera de lo normal.

Varios espectadores se atrevieron a subir al escenario para confirmar que no parecía haber trampa alguna; no obstante, esto era así porque, aunque nadie lo supiese, lo que iban a presenciar no era realmente un clásico truco de magia, sino una fórmula sobrenatural que el prestidigitador había descubierto, un antiguo conjuro ilusorio que podía confundir el sentido de la vista de los presentes para forzarlos a ver algo que no estaba ahí. Así pues, el faerya levantó un brazo apuntando con su dedo índice a Shala y encadenó en su mente unas palabras para recitar unos versos escritos en otra lengua que, en realidad, apenas dominaba.

Tal vez fuese demasiado pronto para poner en marcha el conjuro, o simplemente Brislon nunca debió intentarlo sin disponer de la experiencia necesaria, pero el hecho es que algo salió mal, y cuando hubo terminado de expresar las palabras mágicas, el cuerpo de Shala se dejó llevar por una serie de fuertes espasmos, cayendo al suelo mientras continuaba moviéndose sin control y esputaba una desagradable espuma blanca por la boca. Al ver eso, el faerya se asustó, y en lugar de socorrer a su ayudante, salió corriendo hacia las cortinas del fondo muy seguro de que aquello no era lo que él esperaba. Sin embargo, la cosa no quedó ahí, y cuando la elfa se calmó, algo inesperado ocurrió; su cuerpo comenzó a desgarrarse desde el interior del pecho para dar a luz a una hórrida criatura que hizo que todos los presentes gritaran y se levantaran para correr. Poco después, el hotel quedó teñido de sangre.

Semillas para aventuras

El gran hotel Ayrton está localizado en una de las avenidas más importantes de Burdea (una de las ciudades de la región de Lyon). Por este, pasa toda clase de gente adinerada, por lo que es muy común que en el mismo se ofrezcan espectáculos de toda índole para entretener a sus huéspedes. Desafortunadamente, ahora, tras el incidente sucedido durante la última actuación, sus puertas han sido cerradas.

Para esta aventura, los personajes pueden ser miembros de las fuerzas de seguridad de la metrópoli. El hotel ha sido clausurado, y todas y cada una de sus salidas están siendo vigiladas, pero aún quedan personas con vida en su interior, por lo que ellos, junto a otro equipo que cubrirá la operación desde fuera, deben colarse y descubrir qué ha ocurrido exactamente. Asimismo, es posible vivir la experiencia desde otro punto de vista haciendo que los jugadores representen a extranjeros que han quedado encerrados dentro y lo único que buscan es escapar de esta pesadilla.

Otras anotaciones: La criatura que apareció durante el espectáculo de magia no es el único peligro que acecha entre las paredes del hotel; esta ha traído consigo a otros seres desagradables que sólo desean alimentarse de la carne y la sangre de todo ser vivo que encuentran a su paso.

Leave a Reply