Las razas

En Aethêr, la cantidad de criaturas que coexisten es abrumadora Los diversos seres podrían contarse por miles, si no por millones. En este orbe, pueden hallarse colosales dragones durmientes, inquietantes sirenas lloronas que cautivan a aquellos navegantes despistados, orgullosos enanos y presuntuosos elfos… Sin embargo, solo algunas razas han logrado alzarse por encima del resto de criaturas y, de alguna forma, han dibujado el camino que ha seguido el mundo, sobre todo en las guerras pasadas.

Medida de las razas

De izquierda a derecha, las razas son: wolvems, silenos, draekas, elfos, enanos, faeryas, humanos y khraldars. —

Humanos

A pesar de ser la última raza en pisar la tierra que antaño recibía otro nombre, han sabido avanzar con firmeza y expandirse por todo el orbe de tal forma, que ahora su cultura ha llegado a todos los rincones. Los humanos ocupan zonas ubicadas en los cuatro puntos cardinales, así como en el centro de Aethêr. Los reinos más grandes se hallan situados en Aspheria, el gran continente, donde se encuentra el imperio que posee las ciudades más influyentes del globo. Además de en este lugar, pueden localizarse agrupaciones con cierta fuerza en toda la periferia, en pequeñas islas y en otros continentes más alejados. El mayor problema del ser humano, sin embargo, es su sed de conquista y poder, y es esto precisamente lo que le ha hecho dividirse.

Color del pelo: Muy variable: negro, castaño, rubio, rojizo… con el paso de los años este pasa a mostrarse grisáceo e incluso blanco.
Color de los ojos:
Castaño, verde o azul. Existen otros colores menos comunes, como el gris o el avellana.
Altura común:
1,50 – 2,00. El rango más corriente de esta raza se halla entre el 1,65 y el 1,80.
Color de la piel:
Puede variar desde un tono pálido hasta el negro más oscuro.
Tiempo medio de vida: Entre 60 y 100 años.
Otros rasgos: El físico de los humanos es extremadamente variado.
Idioma: Lengua común.

Draesirians

La raza de los draesirians tiene el orgullo de pertenecer a la primera estirpe de dragones que vieron la luz en Gea, la antigua tierra. Tras la última guerra, que fue apodada como la guerra de las mil llamas por todos aquellos que sufrieron el fuego abrasador de los draekas, fueron obligados a renegar de su parte más primitiva, y fue en ese mismo instante cuando abandonaron por completo su antigua forma y pasaron a tomar definitivamente un aspecto humanoide, si bien con rasgos que los diferencian claramente con el resto de humanos. El imperio de Draeria, lugar en el que viven, se halla en la zona suroeste de Aethêr. Aunque son despreciados en muchos otros reinos, es bien sabido que su cultura ha ido viajando de país en país, y en ciertos lugares han adquirido costumbres de esta raza, e incluso han comenzado a imitar muchas de sus más que perfectas técnicas marciales que durante siglos perfeccionaron.

Color del pelo: El pelo es siempre de color oscuro, pero presenta algunos tonos rojizos. Sin embargo, es común encontrar cabellos completamente negros.
Color de los ojos: Caoba.
Altura común: Entre 1,65 y 1,80.
Color de la piel: Por lo general tienen una piel muy pálida, similar a la de los elfos.
Tiempo medio de vida: Puede sobrepasar perfectamente los 200 años.
Otros rasgos: Sus rasgos son finos y hermosos, carentes de imperfecciones naturales. Sus ojos son almendrados.
Idioma: Dreneah, aunque muchos de ellos han aprendido ya la lengua común.

Elfos

Los elfos son una raza en declive que perdura gracias al apoyo que recibe del hombre y su sociedad, debido a que durante la guerra de las mil llamas sufrieron un golpe muy duro. En el último conflicto mundial perdieron casi todo cuanto tenían por defender lo que era suyo y salvaguardar a los más débiles, y esto hizo que se debilitaran como nación. Actualmente se encuentran divididos en dos comunidades distintas. La primera de ellas convive junto a los humanos, y se podría incluso decir que las dos razas son ahora una sola, puesto que ya se acostumbraron a la tecnología del hombre y al rápido avance que está sufriendo este mundo. Por el contrario, otra parte de la antigua nación elfa regresó sin dudar a sus orígenes, a la región de Nabrila, y son ahora llamados salvajes por su forma de convivir con la naturaleza. Se cree que existe una tercera rama de esta raza, un tipo de elfo oscuro al que se le llama caído. Aún así, aunque son muchas las lenguas que hablan de los saqueos que han cometido, nadie aún ha podido corroborarlo con pruebas consistentes.

Color del pelo: Los elfos más civilizados tienen cabellos muy oscuros o muy claros. En algunas ocasiones el color es un blanco muy brillante.
Color de los ojos: Puede ser castaño con brillos verdes o un azul muy intenso.
Altura común: El rango más corriente oscila entre el 1,80 y el 1,90.
Color de la piel: Todos los que pertenecen a esta raza tienen un color de piel muy pálido.
Tiempo medio de vida: De 1.000 a 1.200 años.
Otros rasgos: Poseen un cuerpo esbelto y sin imperfecciones naturales.
Idioma: Los elfos civilizados hablan la lengua común. Pocos utilizan ya el sylnaraeth, su lengua natal.

Faeryas

Los faeryas son una raza de seres extrovertidos, curiosos y muy abiertos con el resto del mundo, que habita principalmente la pequeña región de Hissgard, al este del continente de Aspheria. La curiosidad tan extrema que poseen los impulsa a viajar continuamente alrededor de todo el mundo, buscando aventuras y, en general, metiéndose casi siempre en problemas sin desearlo, pues sufren una extraña adicción a obtener todo aquello que no les pertenece. La personalidad que tienen es abierta y muy afable, por lo que no dudan en mostrar públicamente sus emociones sin ningún tipo de pudor. Si uno de ellos quiere llamar la atención es muy probable que lo consiga, aunque las consecuencias que esto puede acarrearle varía completamente dependiendo de la forma de hacerlo. Al no tener muy claro el concepto de propiedad es común verlos recogiendo objetos que, casualmente, se encuentran o aparecen sin más en alguno de sus bolsillos, objetos que normalmente pertenecen a otras personas.

Color del pelo: Similar al de los humanos (negro, castaño, rubio, rojo…).
Color de los ojos: Negro o verde.
Altura común: Es difícil que midan más de 1,50.
Color de la piel: Tienen pelaje por todo el cuerpo (con el mismo color que el del cabello).
Tiempo medio de vida: Un máximo de 300 años.
Otros rasgos: Orejas terminadas en punta, pero algo caídas.
Idioma: Elemeo, aunque conocen bien la lengua común, y han desarrollado un dialecto burdo de la misma.

Enanos

Los enanos son seres de baja estatura, rechonchos y corpulentos. Aunque nunca fueron muy dados a habitar regiones frías, después del cambio que sufrió el planeta no tuvieron otra opción que levantar su imperio en las tierras nevadas del continente norteño de Ostharath. En este lugar es donde se encuentra la mayor parte de sus clanes, todos bajo las órdenes del gran emperador, a quien respetan sin dudarlo. Se les respeta por su sabiduría, y se dice que son los mejores a la hora de crear máquinas y mecanismos de vapor, algo que ha hecho que muchos sean contratados en reinos humanos como directores de proyectos importantes. Pese a todo esto, no debes confundirte. Un enano puede llegar a ser muy amistoso, pero si lo haces enfadar, ten claro que si el agravio ha sido significativo, no cesará mientras viva en limpiar su nombre y vengarse.

Color del pelo: Negro, castaño, rubio, rojizo, gris o blanco.
Color de los ojos: Castaño, verde o azul.
Altura común: No sobrepasan el 1,50.
Color de la piel: Bronceado.
Tiempo medio de vida: Casi 500 años.
Otros rasgos: Es corriente entre estos dejarse crecer la barba sin cesar, la cual adornan con trenzas y anillos.
Idioma: Lengua común y dukdarës. Disponen de un sistema rúnico de escritura conocido como mantdarës.

Khraldars

De todas las culturas existentes, la más pacífica y despreocupada es la de los khraldars. Estos seres viven en completa armonía con la naturaleza y el entorno que les rodea, muy alejados de pueblos y ciudades, por lo que sus comunidades suelen encontrarse situadas en montañas, bosques y desiertos. Es por ello por lo que, precisamente, nunca han llegado a formar un reino como tal, puesto que su cultura les impulsa a formar tribus de carácter nómada. Los khraldars, por lo normal, no quieren saber nada del camino que está tomando la humanidad en estos momentos, pues creen que la tecnología no hace más que ensuciar el mundo y destrozar la naturaleza. Pese a esto, muy de vez en cuando y como algo singular, alguno de los suyos se ve fascinado por algunas de las máquinas que desarrolla el hombre.

Color del pelo: Negro, gris o blanco.
Color de los ojos: Ambarino o azafranado.
Altura común: Alrededor de los dos metros.
Color de la piel: Poseen una tez muy pálida con pequeñas rugosidades que recuerdan al aspecto de algunas piedras.
Tiempo medio de vida: Apenas llega a los 80 años.
Otros rasgos: Sus cuerpos son anchos y robustos, y poseen unos brazos musculosos. Las orejas son puntiagudas.
Idioma: Arkhedran. Pocos hablan la lengua común.

Wolvems

La peculiar raza de los wolvems se halla a medio camino entre lo animal y lo humano, aunque claramente sus rasgos salvajes predominan por encima de su parte humana. Como ocurre con los khraldars, siempre han estado acostumbrados a vivir de forma nómada, creando pequeñas tribus a las que denominan manadas, pero hace no muchos años empezaron a convivir con otras razas en ciudades no muy grandes. Aunque una notable cantidad de ellos son honrados y trabajadores, la mayoría se dedican a asuntos relacionados con el contrabando y la piratería, pues es la mejor forma que tienen de sacar buenos beneficios. Pese a que en la antigüedad su grado de armonía con la naturaleza era extraordinario, en los tiempos que corren se han visto tan mezclados con la sociedad moderna que les ha hecho olvidar lo que en un principio eran.

Color del pelo: Muy variado. Negro, gris, castaño, blanco, rojo…
Color de los ojos: Castaño, verde o azul. Algunos sufren de heterocromia.
Altura común: de 1,70 a 2,00.
Color de la piel: Cuerpo repleto de pelaje, con colores similares a los del cabello.
Tiempo medio de vida: Hasta 100 años.
Otros rasgos: Los machos tienen rasgos parecidos al de un lobo, mientras que las mujeres son más parecidas a los felinos.
Idioma: Hablan la lengua común, ya que antiguamente se comunicaban por sonidos.

Silenos

Los silenos son una raza pacífica que raramente abandona su tierra natal, Sagesse, un reino independiente de la zona oeste del mapa. No obstante, aunque es difícil ver a uno de ellos fuera de su nación, algunas veces recorren el mundo en busca de conocimientos que puedan interesarles, los cuales luego registran en las grandes bibliotecas que poseen. Muchas personas tienen miedo de los silenos. La mayoría de los supersticiosos piensan que son un tipo de sátiro que se ha adueñado de cuerpos humanos y representan un peligro. Esto ha hecho, precisamente, que en muchas comunidades no sean bien recibidos.

Color del pelo: Negro, castaño, rubio, rojo… En general, son colores similares a los que presentan los cabellos humanos.
Color de los ojos: Puede ser castaño, azul, verde o gris.
Altura común: 1,50 – 2,00. El rango más común se encuentra entre el 1,65 y el 1,80.
Color de la piel: Similar a la dermis humana, aunque nunca llegan a tener colores oscuros de piel.
Tiempo medio de vida: 100 años.
Otros rasgos: Un físico muy variado, como el de la raza humana. Su cabeza está adornada por dos cuernos.
Idioma: Semne. La mayoría de estos hablan una gran diversidad de lenguas debido a su interés por el conocimiento.